Erase una vez…mis rinconcitos

Hola chic@s,

Hoy os quiero enseñar cada uno de los rinconcitos que preparamos el día de nuestra boda. Tenía muy claro que quería una boda llena de detalles y creo que lo conseguimos.
El día de antes, nos fuimos a la finca a llevar todo lo que quería poner. Madre mía, hicieron falta dos coches, uno de ellos una furgoneta, para poder llevar todo lo que había estado preparando meses atrás. He de decir que durante todo el proceso de organización de la boda tuve la ayuda de  Eva Marco, la Wedding Planner de la finca Villa Bienvenida, ella nos ayudó a que todo quedase perfecto y  puso a nuestra disposición todo el mobiliario que tenía disponible, siempre con una sonrisa.
Prácticamente hasta el último día estuve haciendo manualidades, una detrás de otra. Lagrimas de felicidad, conos de arroz, photocall con una polaroid que fue el triunfo de la noche, el candy bar, guirnaldas de papel, guirnalda de luces, botes para decorar, letras gigantes, nuestros nombres para la mesa nupcial, libritos para colorear…miles de cosas, pero he de deciros que con cada cosa que hacía yo me sentía más feliz y satisfecha, simplemente por qué me encanta.
Y como en todos los post no pueden faltar mis consejos. Si os gustan las manualidades y queréis hacerlo vosotras adelante, no es tan difícil como parece. Pero hacerlo con tiempo, parece que el día está lejos, pero pasa muy rápido y lo peor que te puede pasar es estar haciendo cosas la misma semana de la boda. Si te ves desbordada es mejor que lo encargues, en muchas ocasiones te saldrá incluso más barato y ahorrarás tiempo.
Yo una hora antes de casarme estaba montando la mesa de chuches, pero no me importó porque a mi me gusta organizarlo todo y estar pendiente de que todo esté perfecto. Si por el contrario eres una novia nerviosa, es preferible que lo encargues a una empresa o que preguntes en el propio restaurante si te la montan, y así solo te preocupas de ti, que para elgo es tu día.
¿Tenéis ganas de ver las fotos? yo sí de enseñároslas.  Nuestra boda no tenía una temática concreta, simplemente decidimos que queríamos una boda romántica, con toques mágico-vintage, como decíamos nosotros. Luego lo entenderéis jajajaja.
Comienzo con esos preciosos rincones que pedimos a Eva que nos montase con sus muebles. El primero de ellos un mueble aguamarina, donde quisimos poner no solo fotos nuestras, sino de nuestros padres el día de su boda.
El seating, acorde con la decoración, eran unas preciosas ventanas antiguas. El nombre de cada mesa era una carta de pocker que los invitados después encontrarían en los centros de mesa.
Y el último rincón que se preparó durante el cóctel fue la mesa de firmas. En ella estaba nuestro album de fotos del preboda, donde los invitados podían dejarnos una frase bonita y el coche de globos para que pusiesen su huella.
 Ahora es el turno de nuestra preciosa mesa nupcial. Elegimos mantel blanco con detalles en rosa. Preparamos nuestros nombres en corcho, y fue un jarrón rosa de aire vintage decorado con flores lo que decidimos como centro de mesa. Ahora ya empezáis a ver porqué lo de mágico, el centro de mesa no tenía el típico número, sino que era una carta de una colección vintage la que indicaba a los invitados dónde debía sentarse.

En la mesa de los niños también les esperaba una sorpresa. Unos libritos para colorear hechos para que se diviertan durante la cena.

 Ahora le toca el turno al rinconcito más dulce, el candy bar. Lleno de chuches, donuts, cucuruchos, minicupcakes, galletas en forma de chistera y cartas de pocker…todo para los más golosos. No sobró nada.

La parte más divertida fue el photocall, yo creo que es algo que le gusta a todo el mundo. Para ello hice una polaroid, varios marcos divertidos, carteles con frases, besos, bigotes, gafas, pajaritas…Todo pensado para que los invitados se lo pasasen genial.

Y junto con el photocall estaban nuestras letras gigantes, dos D, que sirvieron para que todos se  hicieran fotos y se lo pasasen en grande.

Queríamos que nuestros invitados se llevasen unos detalles especiales, pero sobre todo que los disfrutasen y fuesen prácticos. Decidimos que a los hombres les daríamos cervezas, aunque más de una mujer también se llevó. Una cerveza artesanal de Alicante. Y a las mujeres un espejo que pudiesen llevar en el bolso. Todo lo decoramos nosotros con esmero, incluso pusimos etiquetas con nuestro logo en las botellas de cerveza.

Cada una de las cajas fueron pintadas y decoradas por mí. Las usé para repartir los detalles de los invitados. Aqui os enseño otro de los detalles que les dimos a las mujeres. Todas queremos ir con nuestros tacones, porque ¿quién va a ir una boda con zapato plano?, pero nunca pensamos en el después y con dolor de píes no se puede bailar, así que en la barra libre pusimos estas tres cajitas con manoletinas para que las invitadas pudiesen cambiarse.

Por que para mí cada detalle era importante, os enseño unas guirnaldas de luces que puse en diferentes zonas. Le daba un toque especial, ¿os gusta?

Y en ninguna boda mágica que se precie puede faltar un rincón mágico. pusimos una mesa con un tapete y las cartas de la misma colección vintage, para que nuestros amigos magos pudiesen hacer sus trucos y entretenernos a todos.

 

¿Te han gustado mis detallitos y rincones? Déjame tus comentarios en el blog o en las redes sociales.
Ser felices!

Deja un comentario